MICHAEL MIKE – CUESTIÓN DE EGOS

¿A dónde nos llevan las cadenas que nos atan?